BLOG

on

¿Tienes un coche diésel y lo compraste en 2006 o más recientemente? Si es así, te interesa seguir leyendo este post porque te ayudaremos a evitar una de las averías más comunes en los vehículos diésel modernos. Y sí, estamos hablando del famoso FAP o DPF, por lo que en este post te vamos a dar unos cuantos consejos para mantener en buen estado tu filtro de partículas.

Últimamente los vehículos diésel no están de moda. Las ventas de coches con este tipo de motorización han descendido un 53,4% respecto al año pasado, llegando a caer su cuota de mercado por debajo del 30%, según afirma motor.es. Si queréis saber más sobre las ventas de vehículos en este 2020 os recomendamos que le echéis un vistazo a ese artículo.

Y siguiendo con el tema que nos interesa, ya sabemos que el combustible diésel contamina más que la gasolina por su propia naturaleza. Sin embargo, los motores diésel tienen la ventaja de que consumen menos, pero al contaminar más, y para cumplir las nuevas normativas Euro V y Euro VI, cada vez necesitan más filtros para reducir sus emisiones. Por ejemplo, los diésel modernos cuentan con dos filtros nuevos: de partículas y AdBlue. En este post hablaremos del primero de ellos porque suele ser el que da más problemas.

¿QUÉ ES EL FILTRO DE PARTÍCULAS?

Para entenderlo de forma sencilla y saber la utilidad de los consejos que os daremos a continuación es necesario saber qué es el filtro de partículas.

Se trata de un componente situado en el tubo de escape de tu coche que se encarga de retener todas las partículas sólidas generadas por la combustión de tu motor diésel. Cuando el filtro de partículas se llena, él mismo se encargará de incinerar las partículas que ha sido capaz de almacenar, lo que tiene como resultado la disminución de emisiones contaminantes.

Este proceso que acabamos de describir se conoce como “regeneración” y, según acabamos de leer, el filtro de partículas de tu coche es un sistema anticontaminación. Actualmente este filtro se está empezando a instalar también en algunos motores de gasolina.

¿CÓMO ES CAPAZ DE ELIMINAR ESAS PARTÍCULAS?

Trabajando a temperaturas muy elevadas. Para que el filtro de partículas funcione correctamente necesitas que tu vehículo circule durante media hora por encima de 2.500 revoluciones por minuto para que los gases de escape consigan una temperatura superior a 600ºC. Con esta temperatura los gases serán capaces de incinerar las partículas sólidas retenidas en el filtro. Lo más recomendable es que circules por autovía para realizar este proceso.

Si realizas trayectos más cortos y son por ciudad, cuando el filtro de partículas se llene, el propio motor se encargará de realizar el proceso de regeneración. ¿Cómo lo hace? Inyectando más combustible de lo habitual, lo que aumentará la temperatura de los gases de escape y se producirá la incineración de las partículas almacenadas en el filtro.

¿Y cómo sé que mi coche está realizando este ciclo? Suele hacerlo cada 1.000 o 1.500 kilómetros, depende del uso que le demos, y notaremos que el consumo ha aumentado entre un 10% y un 15%. Además, el sonido de tu motor será más grave. Este proceso durará entorno a los 20 minutos, podrás circular con normalidad y no perderá rendimiento. Te aconsejamos que bajo ningún concepto apagues el coche si notas que está realizando este proceso porque si interrumpes el ciclo más de tres veces se encenderá la luz de que el motor tiene algún problema. Deberás acudir a tu taller de confianza para que realicen allí el proceso de regeneración, porque si no lo haces tu tendrá una avería y tu bolsillo sufrirá ya que la reparación costará entorno a los 1.000€.

CONSEJOS PARA MANTENER EN BUEN ESTADO TU FILTRO DE PARTÍCULAS

REALIZA UN BUEN MANTENIMIENTO A TU COCHE

Sigue siempre el plan de mantenimiento que recomienda el fabricante de tu coche. Si haces este mantenimiento por tu cuenta, te recomendamos que utilices un aceite especial para motor llamado Low Saps, el cual se fabrica con el motivo de aguantar la suciedad producida por el exceso de inyección de carburante que hace el motor para realizar la regeneración.

NO INTERRUMPAS EL CICLO DE REGENERACIÓN DEL MOTOR

Como hemos explicado antes, es de vital importancia que no interrumpas el ciclo de regeneración que hace el motor si no quieres tener una avería en tu filtro de partículas. Te recomendamos que, si notas los síntomas que hemos descrito antes, sigas circulando hasta que el motor termine de quemar las partículas del filtro.

NO HAGAS MUCHO RECORRIDO EN CIUDAD CON TU DIÉSEL

Y si haces mucha ciudad te recomendamos encarecidamente que salgas a autovía y carretera de vez en cuando, aunque no necesites ir a ningún lado, para limpiar el filtro de partículas como te hemos explicado antes. Eso se debe a que la ciudad reúne las condiciones para que el filtro de partículas se obstruya ya que la exigencia del motor es muy baja y los gases de escape no logran alcanzar la temperatura idónea para incinerar las partículas depositadas.

REVISA EL NIVEL DE ACEITE DEL MOTOR

Aunque es una práctica habitual, si el nivel de aceite está por encima del máximo recomendado puede que haya entrado combustible de la sobrealimentación que hace el motor para realizar el ciclo de regeneración. Esto puede darnos indicios de que el filtro de partículas tiene alguna avería.

EN REBAGLIATO PUEDES ENCONTRAR EL RECAMBIO QUE NECESITAS PARA TU COCHE

En Recambios Rebagliato encontrarás una amplia variedad de piezas de recambio de excelente calidad para tu coche. Más de 35 años de experiencia nos avalan como uno de los mejores desguaces a nivel nacional y una de las empresas más punteras de Alicante en el sector de la recuperación, despiece de vehículos, venta de recambios de automóviles usados y reciclaje de residuos, tratando día a día de reducir el impacto medioambiental.

Si has encontrado la pieza que necesitas te la enviaremos a casa en un plazo máximo de 24/48 horas y tendrás 30 días para poder devolverla, sin ningún tipo de inconvenientes. Si necesitas ponerte en contacto con nosotros puedes llamarnos al 965 75 66 98 o escribirnos a rebagliato@rebagliato.com. ¡Estamos a tu entera disposición!

on

Todos los vehículos equipados con un motor de combustión interna emiten gases debido a la explosión que se produce al mezclar el combustible con el oxígeno, teniendo como resultado la energía que permite mover nuestro coche. Pero, ¿qué sucede si mi coche echa humo blanco por el escape? ¿Es algo malo, tengo que preocuparme? Sigue leyendo este post y le daremos respuesta a todas tus preguntas.

Todos los vehículos, menos los eléctricos, echan humo por el tubo de escape. Este humo puede ser de diferentes colores y densidad, además de producirse en diferentes situaciones: cuando pegamos un acelerón, arrancando el coche, estando parados en un semáforo, etc.

Además, como hemos mencionado, el humo que sale del tubo de escape de nuestro vehículo puede ser de diferentes colores. En este post te explicaremos cuales son las causas y si deberías preocuparte o no del humo blanco que sale del escape de tu coche.

NO TE PREOCUPES POR EL HUMO BLANCO SI ES POCO DENSO

Es totalmente normal que tu coche emita humo blanco por el tubo de escape, sobre todo en invierno y siempre que tenga poca densidad. Esto se debe a que cuando se produce la explosión en la cámara de combustión se genera vapor de agua y, debido al frío, se condensa haciendo que queden restos de agua en el tubo de escape.

Al arrancar nuestro coche y subir la temperatura de la mecánica hace que esos restos de agua se evaporen, generando este humo blanco de poca densidad. Tras unos pocos kilómetros recorridos este humo desaparece. Por el contrario, si este humo es denso y persiste a lo largo de tu recorrido sí que deberías preocuparte, ya que puede ser un síntoma de avería.

TU COCHE ECHA HUMO BLANCO Y DENSO, MOTIVO DE PREOCUPACIÓN

Cada coche y el uso que le damos es muy particular, por lo que algunas averías también lo son. Si algunas de las descripciones que te damos a continuación se parece a tu caso, acude a tu taller de confianza inmediatamente antes de que se produzca una avería mucho más costosa en tu coche.

MI MOTOR DIÉSEL ECHA HUMO BLANCO Y ESPESO AL ARRANCAR

Este humo blanco y espeso se puede producir por dos razones. La primera es que si a tu coche diésel le cuesta arrancar y al hacerlo echa bastante humo blanco muy espeso lo más seguro es que tengas un problema con la bomba de inyección. En segundo lugar, si tu vehículo no tiene bomba de inyección, este humo se produce porque la cámara de combustión está demasiado fría, por lo que algún precalentador estará en mal estado.

Por su naturaleza el diésel genera más humo que la gasolina, pero en este caso el humo que sale del tubo de escape de tu coche es vapor de gasóleo. Esto sucede porque se inyecta demasiado pronto o demasiado tarde el combustible y en vez de arder en su totalidad por la compresión generada en el cilindro solo se quema una parte. El resto del combustible se evapora generando este humo blanco espeso.

HUMO BLANCO DENSO PERSISTENTE EN CARRETERA

Ya hemos explicado que el humo blanco producido cuando arrancamos nuestro coche puede ser normal. Pero, si este humo persiste mientras circulamos en carretera tendremos un problema de refrigeración que afecta a la junta de la culata.

Este humo, el cual tiene un olor característico, se forma porque el líquido anticongelante de nuestro coche forma parte del proceso de combustión del motor, es decir, entra en los cilindros junto al combustible y se mezclan. También podremos notar que nuestro coche tiene problemas de temperatura, por lo que no trabajará de forma óptima (tanto con más grados como con menos de lo habitual). Deberás acudir al taller de inmediato para que la avería no afecte a la totalidad de la culata o incluso al bloque motor.

¿NECESITAS UNA PIEZA DE RECAMBIO PARA TU MOTOR? ¡ENCUÉNTRALA EN REBAGLIATO!

¿Tu coche echa humo blanco por el escape de forma similar a las descritas en el post? ¿Necesitas cambiar alguna pieza de tu motor? ¡En Rebagliato puedes encontrar un gran surtido de piezas de recambio para tu motor! Además, te la enviaremos a casa en un plazo máximo de 24/48 horas y tendrás 30 días para poder devolverla, sin ningún tipo de compromiso.

Estamos avalados como uno de los mejores desguaces a nivel nacional y una de las empresas más punteras de Alicante en el sector de la recuperación, despiece de vehículos, venta de recambios de automóviles usados y reciclaje de residuos. ¡Llámanos al 965 75 66 98 o escríbenos a rebagliato@rebagliato.com y te asesoraremos!

on

Todos los componentes de nuestros coches se van desgastando con el paso del tiempo, es inevitable. Pero unas piezas dan más miedo que pierdan eficacia que otras, como es el caso de los frenos. En este post vamos a explicarte por qué los coches hacen ruido al frenar o generar vibraciones y cuáles son las causas.

Alguna vez en nuestra vida nos hemos preguntado: ¿por qué mi coche hace ruido al frenar?, ¿puede ser un problema grave?, ¿necesitaré llevarlo al taller? En este post vamos a resolver todas tus dudas sobre el tipo de ruido que hacen los frenos y si son o no un problema grave. Lo que sí que sabrás con antelación es que son sonidos muy molestos y que nos transmiten una inseguridad tremenda.

El sistema de frenado de nuestros coches es uno de los que más desgaste sufre, y te explicamos como funciona a continuación. Todos sabemos que para que nuestro vehículo pierda velocidad tenemos que pisar el pedal de freno. Tras hacer esta acción, el líquido de frenos genera una presión hidráulica que permite que las pastillas de freno friccionen los discos de freno, lo cual da como resultado que nuestro coche pierda velocidad. La fricción resultante de estas dos piezas genera temperaturas extremas de trabajo.

RAZONES POR LAS QUE TU COCHE HACE RUIDO AL FRENAR

Los frenos de tu coche siempre hacen ruido porque toda fuerza de rozamiento y fricción genera sonido, otra cosa es que lo que escuchemos sea un ruido extraño y molesto al que no estemos acostumbrados. Si no somos expertos en mecánica debemos acudir a un taller especializado para revisar estos componentes porque, además de resultarnos complicado, los frenos desprenden un polvo dañino para nuestra salud. ¡Sigue leyendo este post y descubrirás cuales podrían ser las razones por las que tu coche hace ruido al frenar!

PASTILLAS DE FRENO DESGASTADAS

Normalmente las pastillas de freno de nuestros vehículos llevan instalado un testigo que nos avisa cuando éstas están llegando al final de su vida útil. Dicho testigo, al friccionar con el disco de freno, produce un sonido muy desagradable. Por otro lado, si las pastillas no vienen con este testigo el rozamiento de la parte metálica de la pastilla de freno con el disco producirá otro tipo de sonido, un poco más áspero, incluso el cuál llega a generar vibraciones cuando accionamos el pedal del freno.

También se puede dar la situación de que nuestro vehículo cuente con un sensor de desgaste de frenos, el cual será el encargado de avisarnos cuando sea necesario cambiar los diferentes elementos del sistema de frenado. En cualquiera de estos tres casos, tanto por nuestra seguridad como para también evitar dañar los discos de frenos, hemos de cambiar las viejas pastillas de freno por unas nuevas debido a que la parte metálica de las pastillas acabará rallando los discos de freno, teniendo como consecuencia el aumento de la factura que te emitirá el taller.

pastillas de freno

PASTILLAS O DISCOS DE FRENO CRISTALIZADOS

Sabemos que las pastillas o los discos de freno de nuestro vehículo se han cristalizado cuando escuchamos un chirrido cada vez que frenamos, además de notar que a nuestro coche le cuesta mucho más disminuir su velocidad. La cristalización se produce cuando estos componentes se han sometido a temperaturas extremadamente altas, lo que provoca que algunas propiedades de sus superficies de fricción se endurezcan en exceso. Este endurecimiento hará que el desgaste de estos componentes sea nulo y que la fricción sea mucho mayor pero tu coche perderá capacidad de frenada, lo cual es muy peligroso. Si tienes suerte y solo se han cristalizado las pastillas será un daño menor, pero si los discos de freno también han sufrido este efecto la reparación será mucho más cara.

Y como queremos que esto no te suceda, en Rebagliato vamos a darte un consejo para evitar que los frenos de tu coche se cristalicen. Los primeros 500 kilómetros de rodaje de los frenos son vitales. Éstos permitirán a los nuevos elementos amoldarse a los viejos para que funcionen correctamente y generen los movimientos y fricción idónea. Te aconsejamos que durante estos kilómetros frenes de una manera suave y progresiva para no tener ningún tipo de problema en el futuro y maximizar su vida útil.

SUCIEDAD, HUMEDAD Y FALTA DE LUBRICACIÓN EN LOS FRENOS

Si hemos lavado nuestro coche, ha llovido o ha hecho mucho viento y se ha depositado polvo en los frenos también escucharemos un chirrido. Pero en este caso no es preocupante ya que el sonido desaparecerá tras unas pocas frenadas, una vez que se haya limpiado.

También puede ser que al montar los nuevos frenos no se haya puesto suficiente pasta de cobre, dando como resultado una mala lubricación en los frenos. Esto dará lugar a que la parte metálica de la pastilla y el bastidor de la pinza friccionen y se escuche un chirrido. Debemos acudir al taller inmediatamente para que terminen de lubricar bien los frenos con el fin de no tener mayores problemas.

DISCOS DE FRENO RAYADOS O DEFORMADOS

Los discos de freno suelen desgastarse debido a la fricción que se produce con las pastillas de freno. Las rayas que ves en tus discos son normales porque algunas partes de las pastillas son más duras que otras, por lo que en el disco se produce un desgaste desigual. Cuando estas ralladuras son demasiado grandes y profundas hacen que exista mucho desnivel y hará que la pastilla no se acople bien a los discos de freno, por lo que generarán vibraciones y ruidos cuando pisamos el pedal de freno.

Otra causa de las vibraciones y ruido puede ser que las pastillas de freno estén en mal estado o que el disco de freno se haya deformado. Esta situación es muy peligrosa, por lo que debemos acudir al taller inmediatamente a sustituir la parte que esté dañada.

COMPONENTES DEL SISTEMA DE FRENADO SUELTOS

Si algún componente del sistema de frenado de nuestro coche está suelto lo notaremos enseguida. Al frenar notaremos un crujido y que nuestro coche no decelera como tendría que hacerlo. No suele ocurrir demasiado, pero debido a la fricción y a las temperaturas elevadas a las que están sometidos puede pasar que alguna pieza se rompa o se desencaje de su sitio. También podría suceder que el proceso de instalación no se haya realizado correctamente, lo que podría desencadenar en problemas más graves si no se soluciona a tiempo.

¿NECESITAS CAMBIAR LOS FRENOS DE TU COCHE? ¡ENCUÉNTRADOS EN REBAGLIATO!

Si necesitas cambiar los frenos de tu coche, en Recambios Rebagliato tenemos a tu disposición una amplia oferta de piezas de freno. Más de 35 años de experiencia nos avalan como uno de los mejores desguaces a nivel nacional y una de las empresas más punteras de Alicante en el sector de la recuperación, despiece de vehículos, venta de recambios de automóviles usados y reciclaje de residuos, tratando día a día de reducir el impacto medioambiental.

Si necesitas adquirir una pieza para tu vehículo te la enviaremos a casa en un plazo máximo de 24/48 horas y tendrás 30 días para poder devolverla, sin ningún tipo de inconvenientes. Si quieres ponerte en contacto con nosotros puedes llamarnos al 965 75 66 98 o escribirnos a rebagliato@rebagliato.com. ¡Estaremos encantados de atenderte!

on

El invierno es, quizás, la estación del año donde gastamos más dinero. Tenemos la calefacción casi siempre encendida, compramos leña y los regalos de navidad, tenemos comidas y cenas de navidad… y la famosa cuesta de enero. Y, por si fuera poco, ¡incluso nuestros coches gastan más combustible durante el invierno! Así es, en este post vamos a contarte las razones por las que tu coche consume más combustible durante el frío invierno.

Los motores térmicos de los vehículos están diseñados para trabajar en un amplio margen de temperaturas, tanto frías como cálidas. Siempre se dice que los extremos son malos y bien es cierto que, aunque no te lo creas, nuestros coches pasan fío y calor.

Gracias al calor nuestros coches tienen más riesgo de sufrir averías y con el frío suelen consumir más combustible. Los expertos dicen que entorno a temperaturas oscilando a los 0ºC nuestros coches suelen gastar hasta un 15% más de carburante. ¿Las razones? ¡Te lo explicamos a continuación!

RAZONES POR LAS QUE TU COCHE CONSUME MÁS DURANTE EL INVIERNO

  • El motor de tu coche tardará más tiempo en alcanzar su temperatura óptima de funcionamiento: en invierno los motores térmicos siempre tardan más en alcanzar su temperatura óptima de funcionamiento (90ºC) por razones obvias. Hasta que logren alcanzar dicha temperatura inyectarán más carburante en sus cilindros para conseguir su rendimiento óptimo y ofrecernos toda su potencia. Por esta razón, y al tardar más en alcanzar la temperatura ideal por el frío, el gasto de combustible será mayor en relación al verano, por ejemplo.
  • Las baterías pierden eficiencia con el frío: con el frío las baterías se desgastan antes que con el calor. En invierno las prestaciones ofrecidas por la batería de nuestros coches se reducen considerablemente, por lo que el alternador necesitará esforzarse más para producir la energía que nuestro coche necesita. Parte del aumento del consumo de nuestros coches en invierno se ve afectado por esta razón.
  • El aceite del motor tardará mucho más en alcanzar la temperatura ideal de funcionamiento: ante todo, no debemos confundir la temperatura del aceite con la del agua. El medidor de la temperatura del agua lo podemos ver en el cuadro de mandos de nuestro vehículo, y suele tardar unos pocos minutos en llegar a los 90ºC en caso de un motor gasolina y unos pocos minutos más en uno diésel. Pero la temperatura del aceite puede tardar de 20 a 30 minutos en llegar a su temperatura óptima de funcionamiento. Hasta ese momento, las propiedades lubricantes del aceite no serán las ideales debido a que con el frío aumenta su viscosidad, lo que repercutirá en la fricción del motor. Éste requerirá más energía (carburante en los cilindros) para poder hacer frente a la resistencia ejercida por todas sus piezas.
  • La presión de los neumáticos disminuye con el frío: en todas las épocas del año recomendamos mirar la presión del aire de los neumáticos de nuestro coche, pero con la llegada del invierno tenemos que hacerlo con más frecuencia. El frío hace que el aire dentro de nuestras ruedas se enfríe y pierda presión. Una menor presión de la recomendada hará que aumente la fricción y el rozamiento de los neumáticos con el asfalto, lo que tiene como consecuencia el aumento del consumo de nuestro vehículo.
  • Usar los sistemas eléctricos de nuestro coche aumentará el consumo: como hemos explicado anteriormente, la batería de nuestro coche sufre y se desgasta más en invierno. Todas las acciones que he pidamos hacer a nuestro coche que se ejecuten con energía eléctrica, como llevar encendida la calefacción, hará que nuestro motor térmico tenga que esforzarse más por producir esa energía que necesita, por lo que aumentará su consumo.
  • Comprueba el nivel y desgaste del líquido anticongelante: ya sabes que este líquido es el encargado de mantener la temperatura ideal en el motor. Mantener un buen estado y nivel del líquido anticongelante hará que a tu motor no le cueste tanto coger su temperatura normal y que el agua del radiador no se congele.
  • Ten tu depósito siempre lo más lleno posible: cuanto más vacío esté tu depósito en invierno más aire entrará para rellenar el espacio vacío. En invierno, el aire tiende a condensarse por la humedad, lo que desencadenará en una peor eficiencia y calidad en la conducción. Además, a los combustibles de invierno se le añaden más aditivos con el fin de reducir su punto de congelación, pero merma la cantidad de energía por litro que estos tienen, por lo que el motor necesitará más cantidad de combustible para producir la misma energía.
  • La densidad del aire en invierno: con el frío, el aire se vuelve más denso por lo que aumenta la resistencia aerodinámica que ejerce a nuestro vehículo. El motor de nuestro coche necesitará más energía para poder avanzar contra el aire invernal.

Por último, recomendamos que tu coche duerma en garaje, no solo por su seguridad, sino para que no sufra temperaturas extremas tanto por calor como por frío. ¡Dormir en garaje será beneficioso para la mecánica de tu coche!

RECAMBIOS REBAGLIATO, TU DESGUACE EN ALICANTE

En Recambios Rebagliato llevamos más de 35 años ayudando a que nuestros clientes puedan llegar a su destino ofreciéndoles recambios de máxima calidad. Ya sea invierno o verano, si necesitas adquirir una pieza para tu vehículo no dudes en consultarnos. Te la enviaremos a casa en un plazo máximo de 24/48 horas y tendrás 30 días para poder devolverla, sin ningún tipo de inconvenientes.

Si quieres ponerte en contacto con nosotros puedes llamarnos al 965 75 66 98 o escribirnos a rebagliato@rebagliato.com. ¡Estaremos encantados de atenderte!